lunes, 6 de junio de 2011

El discurso de Abi. 6 de junio de 2011


El discurso de Abigail Cevallos Colobón de 2º AG2 2010-2011

Transcribimos (con algunas correcciones ortográficas) aquí el discurso que pronunció Abigail en la cena de fin de curso del 6 de junio de 2010

            “ Hoy es un día muy especial en nuestras vidas, ya que a partir de aquí empezamos una nueva etapa cargada de sueños y metas.
             Dejamos atrás nuestra parte de adolescentes alocados para convertirnos en hombres y mujeres de provecho, o eso se supone.
            Algunos iremos a la Universidad y nos pegaremos fiestas increíbles, otros quizás no pero aún así perseguirán sus sueños; pero de lo que estoy segura realmente es que todos echaremos de menos el Politécnico y lo que aprendimos aquí, las risas, los momentos de locura, las excursiones, los amigos que forjamos, lo que aprendimos entre estas cuatro paredes, yo incluso echaré de menos hasta el despacho de Dirección y las innumerables broncas y  castigos que me cayeron por mis infracciones cometidas sin previo aviso, las clases de filosofía que me inspiraron para sacar mi creatividad y las reflexiones que constantemente mantengo con mi amigo Nietzche; las clases de matemáticas, incluso con los quebraderos de cabeza que le ocasionaron a mi única neurona; las clases de lengua, para perderme en mi amada literatura; las clases de historia y los incontables ataques de risa, las clases de informática para meterme de incógnito en Facebook cuando nadie me veía, las clases de geografía donde aprendí por fin dónde se encontraba Huesca, las clases de inglés y las incontables broncas de la teacher que con paciencia lograba captar mi atención y, sobre todo, echaré de menos las clases de economía, a pesar de que mis balances financieros parecen haber sido  hechos por Bob Esponja, pero que por medio del humor y mucha paciencia lograron caberme en mi repleta cabeza de maniáticas locuras; tus amebas y neuronas[1], futuros gobernantes del país, nunca te olvidarán, José Antonio Martín Quero.
Os deseo muchísima suerte a todos y que consigáis vuestros sueños y, sobre todo, gracias por aguantarnos y no perder la compostura ante nuestros alardes de niños grandes. Pero hoy no es un día de lágrimas, así que ¡que el guateque no decaiga!"

(Sigue una posdata ilegible, escrita probablemente con lápiz de ojos a última hora, en la que se intuyen los nombre de los amigos a los que no olvidará)


[1] Apelativo cariñoso del tutor para referirse respectivamente a chicos (amebas) y chicas (neuronas) en franca discriminación positiva.

1 comentario:

  1. Magnífico discurso. Cargado se sentimiento, buen humor y realmente muy bien escrito. Enorabuena a esta chica, sea quien sea.

    ResponderEliminar

Para dudas y consultas escribe a orientacion.politecnico@gmail.com

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.